domingo, 17 de septiembre de 2017

El caballo 'dorado' Akhal-Teke ¿el más bonito del mundo?

 
Son conocidos por su bellísimo pelaje, un pelo rubio que con el reflejo del sol parece que es casi metálico, dorado.

Científicos han descubierto que ese brillo se debe a que las proteínas que estos caballos tienen en el pelo están dispuestas de tal manera que hace que la luz, al refractar en ellos, lo haga como si fuera metal.

El caballo ha sido siempre uno de los animales más bellos del mundo. Su porte inspiraba pureza, honestidad y virilidad. A lo largo de la historia, el caballo ha acompañado al ser humano en sus tareas diarias y sobre todo, en sus mayores aventuras. Caballos blancos, negros, manchados pero... ¿Dorados?



Es la raza Akhal-Teke, y es originaria de Turkmenistán. Lo cierto es que no es muy común, solo existen unos 1.250 ejemplares en todo el mundo. Son conocidos por su bellísimo pelaje, un pelo rubio que con el reflejo del sol parece que es casi metálico, dorado. En China son conocidos como 'caballos del cielo'.

Según Honesttopaws.com, hay científicos que han descubierto que ese brillo se debe a que las proteínas que estos caballos tienen en el pelo están dispuestas de tal manera que hace que la luz, al refractar en ellos, lo haga como si fuera metal. Una suerte genética que muy pocos tienen y que hacen de estos caballos, probablemente, los más bellos del mundo

Fuente

jueves, 22 de junio de 2017

El detector de terremotos de 2.000 años de antigüedad que funciona con precisión

Aunque aun en la actualidad todavía no es posible predecir con precisión cuándo o dónde ocurrirá un terremoto, cabe reconocer, que hemos recorrido un largo camino en la detección, registro y medición de las ondas sísmicas. Sin embargo, lo que muchos no saben es que este proceso comenzó hace casi 2.000 años, con la invención del primer sismoscopio en el año 132 d.C. por parte de un inventor Chino llamado Zhang Heng (張衡). El dispositivo era extraordinariamente preciso en la detección remota de terremotos.


Los antiguos Chinos no entendían que los terremotos eran causados por el desplazamiento de las placas tectónicas; en ese tiempo, los explicaban como disturbios de los cósmicos Yin y Yang, junto con el descontento de los cielos hacia actos cometidos por la dinastía gobernante del momento. Teniendo en cuenta que los antiguos Chinos creían que los eventos sísmicos eran importantes señales del cielo, era fundamental para los líderes poder ser avisados de los terremotos que ocurrían en cualquier lugar de su reino.

Zhang Cheng fue un astrónomo, matemático, ingeniero, geógrafo e inventor que vivió durante la dinastía Han (25-220 d.C.). Durante una larga época de su vida fue astrónomo real bajo la Dinastía Han del Este, y trazó uno de los primeros mapas estelares, rivalizando con el que creó Hiparco en el año 129 a.C., y desconocido para Zhang. En este mapa, situó las posiciones exactas de 2.500 estrellas y bautizó unas 320. Estimó que el cielo nocturno, del que sólo podía ver una parte, contenía 11.500 estrellas, una cifra exagerada para un observador con buena vista, pero no fue una mala estimación. Explicó los eclipses lunares correctamente, argumentando que se producían cuando la Luna atravesaba la sombra de la Tierra, e imaginó el planeta como una pequeña esfera suspendida en el espacio, rodeada por un inmenso y lejanísimo cielo esférico. Incluso, en el año 123 d.C., corrigió el calendario para hacerlo coincidir con las estaciones del año.

Zhang Cheng

A Zhang Cheng se le atribuye el desarrollo del primer detector de terremotos del mundo. El sismoscopio de Zhang era una vasija de bronce gigante, de casi seis pies de diámetro. Ocho dragones serpenteaban boca abajo a lo largo del exterior del barril, marcando las principales direcciones del compás. En la boca de cada dragón había una pequeña bola de bronce. Debajo de los dragones estaban sentados ocho sapos de bronce, con sus amplias bocas abiertas para recibir las bolas. Si la máquina detectaba un temblor de tierra, una bola de bronce, automáticamente, se soltaba y caía en la boca de uno de los sapos. La posición de uno de los sapos en cuestión indicaba la dirección de la cual procedía el temblor.

Gráfico que ilustra el supuesto mecanismo bajo el cual se cree funcionaba el sismoscopio de Zhang Heng.

Aunque aún se desconoce, el mecanismo exacto que causa la caída de una bola en caso de terremoto. Una teoría propone que un palito fino estaría fijado, sin apretar, por el centro del barril. Un terremoto podría causar que el palo cayese en la dirección del temblor sísmico, provocando que uno de los dragones abriese su boca y soltase la bola de bronce. El sonido de la bola, golpeando uno de los ocho sapos, alertaba a los observadores que se estaba produciendo un terremoto e indicaba la dirección del terremoto.

En el año 138 d.C. el sonido de la caída de una bola de bronce causó agitación entre todos los funcionarios imperiales de palacio. Nadie creyó que el invento en realidad pudiera funcionar. Según la dirección en que estaba orientado el dragón que dejaba caer la bola, se determinaba que el seísmo ocurriría al oeste de Luoyang, la capital. Puesto que nadie se había dado cuenta de nada en la propia Luoyang, la gente se quedó escéptica. Sin embargo, días después, un mensajero de la región occidental de Long (hoy es el sudoeste de la provincia de Gansu), a 600 Kilómetros de la corte y en la dirección indicada por la máquina, informó que allí había ocurrido un terremoto. Dado que sucedió exactamente al mismo tiempo que se activó el sismómetro, la gente quedó muy impresionada por el instrumento de Zhang Heng.

En el 2005, unos científicos de Zengzhou, China (que era también la ciudad natal de Zhang) lograron replicar el sismoscopio de Zhang y lo usaron para detectar terremotos simulados basados en las ondas de cuatro diferentes terremotos reales de China y Vietnam. El sismoscopio las detectó todas; y para mayor sorpresa, los datos recolectados de las pruebas correspondieron exactamente con los que se recogieron por los sismómetros modernos!

Sin lugar a dudas, hoy aunque en nuestro mundo moderno reinan la ciencia avanzada y la tecnología, el sismógrafo que inventó Zhang Heng, continúa considerándose increíblemente preciso, extraordinario, y muy avanzado a su tiempo.

Fuente

miércoles, 21 de junio de 2017

Encuentran en Bolivia los esqueletos de una mujer y su bebé con cráneos alargados

Investigadores han encontrado recientemente varios esqueletos en Bolivia, sin embargo dos de ellos son de gran interés ya que presentan una anómala deformación craneal: cráneos impresionantemente grandes y alargados.


Según los investigadores los esqueletos tienen los cráneos alargados, los cuales superan las proporciones de una deformación craneana artificial. Esto sin duda alguna ha plantado la semilla de la controversia y el enigma sobre lo podría haber causado tales características atípicas.

Arqueólogos finlandeses que trabajaban cerca de la localidad de Patapatani en Bolivia, encontraron recientemente los restos de al menos seis individuos enterrados bajo una torre funeraria aymara, utilizadas para enterrar a las personas de la realeza en diversas culturas ancestrales.

Uno de los esqueletos pertenecía a una mujer y el otro a su bebé, nada fuera de lo ordinario, si no fuera por el hecho de que ambos restos tenían los cráneos enormemente alargados, mostrando indicios que no fueron el resultado de una deformación craneal.

Uno de los investigadores más apto para estudiar este fenómeno extraño es sin lugar a dudas Brien Foerster, mejor conocido por su extensa investigación sobre los famosos cráneos de Paracas.

Brien Foerster viajó recientemente un viaje al museo Patapatani donde los investigadores transfirieron los esqueletos que fueron descubiertos.


En su viaje, Brien Foerster fue acompañado por un radiólogo estadounidense y un experto en anatomía humana e investigador boliviano y autor Antonio Portugal.

Según los expertos, en base a la forma de la pelvis, el esqueleto que vemos en las imágenes pertenece a un joven que murió en su pre-adolescencia.

La joven tenía una cabeza alargada que supera las proporciones de una deformación craneana artificial, planteando la cuestión de ¿qué podría haber causado tales características atípicas?

Además del esqueleto de la niña, se cree que el feto que se encontró murió a los nueve o siete meses durante su desarrollo. Es probable que el feto murió con la madre durante el nacimiento, lo cual anula totalmente las posibilidades de que la niña haya sufrido de un alargamiento del cráneo de forma artificial.

En su página web Brien Foerster señala que es muy probable que el bebé haya nacido con un cráneo alargado, lo que significa que tanto la madre como el feto tenían condiciones similares.

Brien Foerster señala que las ramificaciones son enormes ya que significa que estamos viendo posiblemente una sub-especie de seres humanos antiguos que se extinguió hace miles de años.

Fuente

martes, 20 de junio de 2017

Los arqueólogos han encontrado una ciudad olvidada en Etiopía

Etiopía, en el este del equipo británico de arqueólogos descubrió la ciudad olvidada de Haarlem, construido en el siglo X antes de Cristo. Dentro de la ciudad descubierto la mezquita del siglo XII. Una vez Harla considerada una ciudad de los gigantes, dicen los arqueólogos.



Haarlem era un centro artesanal y el comercio regional, dijo el profesor Timothy Insoll de la Universidad de Exeter en Gran Bretaña. Según él, la ciudad de los artesanos especializados en la fabricación de joyas y joyería.

"La población de Harley se mezcló y constaba de los extranjeros y locales, que comerciaban con otros países en la región del Mar Rojo, el Océano Índico y tal vez incluso del Golfo Arábigo. Los artefactos descubiertos fueron llevados a la ciudad de Madagascar, Maldivas, Yemen y China.

"Este hallazgo vuelca nuestra comprensión del comercio en esta parte olvidada de Etiopía por los arqueólogos", - dice el profesor Insoll.

Como dice el corresponsal servicio de Etiopía Bi-bi-si Emmanuel Igunza terreno antes, donde encontraron la ciudad fue leyendas que habitan los gigantes allí, porque los edificios construidos con grandes bloques de piedra.

"Nosotros, por supuesto, niega, pero en mi opinión no creemos", - dice el profesor Insoll acerca de esta leyenda local.


En un comunicado, el equipo de arqueólogos dijeron que planean llevar a cabo un análisis de aproximadamente 300 cuerpos del cementerio local para ver qué comer enterrado en la antigüedad, la gente. Las excavaciones continuarán en el próximo año.

Fuente

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...